LITERATI

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

viernes, 26 de mayo de 2017

AUTOPROTOMANIFIESTO, JODER

No soy un salvador ni para mí mismo.
No soy normal.
No soy una etiqueta.
No soy la FELGTB, ni Podemos, ni el PCE.

Aquí está mi revolución.

Me defiendo a mí siendo mi mejor manera de defendernos a todas. Defender atacando.]

Me apesta la injusticia en su imprecisión y violencia.

Sospecho de la amabilidad pero siempre he confiado en la amabilidad de los desconocidos.]

El miedo se me fue pasando a base de hostias y éxitos, y a base de teatro, música, literatura, danza y riesgo.]

Tengo cicatrices de pelearme a dentelladas contra lo normal.

Mi hombría la aprendí matándola. Despreciándola. Revisando y neutralizando los privilegios de mi polla y mi barba.]

Yo no pongo la otra mejilla. Pongo el culo, compañero.
Me pongo a mí. Mi vida. Mi cuerpo. Me inmolo. Me crucifico. Te reviento. Cojo la vida normativa capitalista y la reviento porque esto es la guerra y me cago en la guerra también.]


Y bailo. Si no, no lucho. 

AUTOSPOILER

Rubén se va a morir
y es importante señalarlo antes que nada
porque es algo que sucederá.

Ya podemos ir al principio.

Nació en un otoño tórrido que no había dejado marchar al verano.
A media tarde y en veinte minutos. En Almería: LA NADA.
Tenía prisa por merendar.

A los seis años se aburre en el Padre Méndez porque sus compañeros están aprendiendo a leer y escribir]
y él lleva un año sabiendo.

Disputas vecinales exilian a mi familia de mi barrio.
El nuevo barrio es una mierda.
El teatro es lo único que me salva del parricidio.
El instituto es otra mierda y de eso no me salva nada ni nadie.
Paso de ser objeto de bullying en tercero y cuarto de ESO a ser líder en Bachillerato.

Con diecis¡ete años y un seis con sesenta y cinco en selectividad lo mando todo al carajo y me voy a Málaga a estudiar teatro]
"A ver cuándo te vemos en la tele" hasta hoy.

Málaga, Londres, Sevilla y Madrid como una peonza.
En algún momento descubro que no soy un horror
y le saco partido.

No me da tiempo a saborear Madrid
ni a alimentar mi autodestrucción patológica.
Enseguida me ato a los mejores siete años hasta hoy
aunque hayan acabado.

A día de hoy me separa de la muerte un abismo,
un bosque, un desierto, un pasillo, un mar.
No veo la distancia.
Así que igualmente camino de la mano del teatro.

He dado tantas vueltas que los trescientos sesenta grados
deben estar a punto de cumplirse.

Adelante.

Total, si nadie sabe nada.

viernes, 3 de junio de 2016

LA DEFENSA TWINKIE

Hola, mentecillas inquietas: 

  Ayer teníamos que soportar que una concejal del PP de l'Olleria (Valencia) dijese en el pleno que los homosexuales tenemos las hormonas trastocadas. Y lo dijo en mitad de una petición de respeto hacia el colectivo LGTBI en el marco de una moción ante agresiones presentada por Compromís. Ésta señora creía que así nos estaba defendiendo... NO ME QUIERAS TANTO. En estos días también vemos horrorizadas cómo en Ucrania las organizaciones neonazis amparadas por un sector de quienes actualmente ostentan el poder amenazan a las entidades LGTBI con un "baño de sangre" si siguen adelante con la convocatoria del Orgullo de Kiev. Estos machitos están amparados también por la iglesia ortodoxa de Ucrania. 

 La connivencia de los poderes religiosos y los nazis es antigua y conocida. Aquí tenemos a los arzobispos de Valencia y Alcalá de Henares soltando basura por la boca día sí y día también. El de Valencia (Antonio Cañizares) ha animado hace muy poco a desobedecer las legislaciones que promuevan lo que llama "ideología de género", que no son otra cosa que medidas para la igualdad. Por su parte las paridas del obispo de Alcalá de Henares (Juan Antonio Reig Plá) son constantes, mediáticas y bien conocidas; como cuando ha relacionado constantemente homosexualidad y pederastia, cuando la relación más documentada con la pederastia es la de ésta con la iglesia católica. Ellos son los que tienen la culpa de que sólo en Madrid llevemos cerca de 80 agresiones LGTBIfóbicas en lo que va de año 2016. Así, sin paliativos ni paños calientes. Son responsables de la violencia hacia el colectivo. Culpables y penalmente condenables.

   Desde el colectivo LGTBI no podemos cansarnos de señalar públicamente que los avances que se han conseguido en las últimas décadas, relacionados mayoritariamente con el sometimiento al capitalismo y la utilización de éste sistema económico de nuestra orientación sexual para sacar rédito económico y tenernos atadas y bien atadas, no pueden llevar a la falsa sensación de que la lucha ha acabado y hemos ganado. No es verdad. Por culpa de la iglesia católica, la derecha política y los sectores reaccionarios de la sociedad tenemos que seguir soportando agresiones, físicas, psicológicas y sociales desde diferentes frentes, a veces sin saber muy bien por dónde nos llueven las hostias. 

  No seré yo quien vaya contra la libertad de expresión, pero si ellos tienen libertad para atacarnos desde sus púlpitos nosotras la tenemos para responder. Ni una agresión sin respuesta. Porque cada vez que un religioso dice que estamos corrompiendo menores, que una concejala dice que andamos trastocadas, que un grupo de imbéciles amenaza con cercenar nuestra visibilidad a golpe de "baño de sangre" tenemos que reaccionar. 

 Y no sería la primera vez que nuestra reacción se equipara al nivel de los opresores. Pudimos verlo en los disturbios de Stonewall en Nueva York en 1969 o la noche blanca de San Francisco en 1979 tras el jucio al asesino de Harvey Milk. 

 Detengámonos un poco en éste caso. Un ex supervisor del ayuntamiento de San Francisco (cargo electo equiparable a un concejal) se cargó a tiros al alcalde Moscone y al supervisor Harvey Milk, y no era ningún secreto que Dan White (el asesino) era conservador y le molestaba el estilo de vida abierto y progresista de Milk y el hecho de que hiciera bandera de su orientación sexual y fuese el referente institucional de las disidentes sexuales y de género en California. Finalmente el incidente se saldó con un juicio absurdo en el que la justicia brilló por su ausencia y en que Dan White fue condenado a siete años de los cuales sólo cumplió cinco. La razón fue, según su defensa, que al no haber podido recuperar el cargo de supervisor y echar la culpa a Milk, había pasado la noche anterior comiendo demasiados twinkies (pastelitos). Esto fue difundido por la prensa como la defensa twinkie y desencadenó una ola de disturbios violentos en San Francisco por parte de activistas LGTBI enfurecidos que respondieron a la pregunta de un periodista sobre por qué lo hacían "simplemente diga que comimos demasiados twinkies"

  Cuando nos hartemos lo suficiente como para que el miedo cambie de bando quizá debamos justificarnos con lo trastocadas que tenemos las hormonas. Pero una vez más será otra victoria. Hasta la victoria siempre.

 Salu2

viernes, 22 de abril de 2016

AHÍ VIENE LA LLUVIA

 Llovía ahí fuera, y desde dentro había una reencarnación melancólica de Satie que subrayaba el maltrato emocional que el mundo se infligía a sí mismo.

 Apenas una decena de desconocidos nos guarecíamos por separado en unos ochenta metros cuadrados prestados por la gentrificación de un barrio empoderado que poco a poco dejaba de serlo. 

 Afuera, los taxis hacían su agosto en abril en una ciudad donde tenías que encadenar más de tres empleos precarios a la vez para alcanzar el salario mínimo interprofesional. 

 ¿Y lo mío? ¿Qué era eso? Lo que costarían esas carreras sería el doble de lo que me costaba a mí no mojarme durante un par de horas en la primavera sureuropea. 

  Mientras me hacía la moderna, el socialismo libertario no acababa de llegar.

  A pesar de todo, era sorprendente que los azulísimos ojos que no me miraban desde la mesa de al lado estuviesen potenciados por tanta luz en medio del apocalipsis cotidiano, con el diluvio asomando tras la cristalera.

martes, 12 de abril de 2016

EL ARTIVISMO CONSTERNADO

Joder...

 Llevo con ésta expresión en la boca desde anoche y me he levantado ésta mañana sin que dicho vocablo abandone boca ni mente. Anoche me fui a la cama con una noticia devastadora: La muerte de Shangay Lily. A la hora de acostarme, cerca de las 4, las redes sociales y medios de comunicación aún no parecían haber reaccionado al triste y chocante acontecimiento. Yo hice lo mío por whatsapp y twitter y me fui a la cama. Seis horas después amanezco en un día frío y lluvioso y me encuentro con que el asunto es nº3 TT en twitter. Sorprende cómo algo tan "sencillo" puede llegar a reconfortar tanto. 

 Shangay tenía una forma muy particular de mostrar y mostrarnos sus planteamientos que admiraba a algunos y exasperaba a otras (tanto adversarias como aliadas). Como se dice en mi tierra, tenía la boca como un buzón de correos y, para bien o para mal, no callaba NUNCA (para mí, eso siempre es positivo, esté o no de acuerdo con  los planteamientos del "buzón de correos" en cuestión). Independientemente de que estuviésemos o no parcial o totalmente en acuerdo o desacuerdo, es innegable la continuación de la lucha incansable de Shangay Lily por los más desfavorecidos y por los derechos de las transmaribibolleras de la clase obrera. Jamás dudó en enfrentarse a la burguesía del "capitalismo rosa" (gaypitalismo, como acabó llamándolo en uno de sus espectáculos y en muchos de sus artículos  y charlas). Y también se sumó e hizo suyas otras luchas que la derecha se empeña en separar de lo LGTBI como el laicismo, los derechos laborales, los desmanes penales hacia luchadores de la clase obrera (¡Alfon libertad!)y una lista interminable. Él sabía bien que en esas luchas también hay transmaribibolleras que son víctimas de la precarización social que las ha provocado. También hay trans fustigadas por la religión católica en la escuela pública, también hay maricas desahuciadas, también hay bolleras rebuscando en los contenedores, también hay bisexuales que compaginan cuatro o cinco empleos a la vez para poder llegar a cobrar a duras penas 600 o 700 euros mensuales.

 Es imposible no recordar anécdotas, como cuando desde Producciones El Perro le invitamos a una charla sobre lucha social y artes escénicas en Fuenlabrada y después nos tuvo horas dando vueltas por todo el barrio de El Naranjo porque le apetecían pasteles. O cuando vino a participar en la presentación de la lista electoral de Ganar Fuenlabradaa a las elecciones municipales de 2015 y en su speech cargó contra nuestra propia lista, que tuve que decirle "¿pero cómo se te ocurre que te invite a mi casa y te mees en la alfombra?" y ante eso se partió de risa y prometió una disculpa, la cual al día siguiente iba contenida en su siempre brillante columna de publico.es Palabra de Artivista. O como cuando en las primeras Marchas 22-M me lo encuentro estando yo en el cortejo del Pink Block, nos saludamos y me dice "Maricón, me voy a echar una foto con vosotras" y nos acompañó unos metros gritando nuestras consignas. O las veces que él y su representante y amiga Paloma Linares han intentado que vaya a ver uno de sus espectáculos y yo nunca podía por cuestiones de agenda y siempre prometía una próxima vez que al final no ha podido llegar. 

 Anoche Paloma me pidió personalmente que se le diese el "homenaje que se merece" y pienso hacerlo esta tarde, dos días antes del 85º aniversario de la proclamación de su amada república (NUESTRA amada y ansiada república). A las 19h estaré en la sala 4 del tanatorio de la M30 en Madrid diciéndole adiós, que la tierra te sea leve, pero también como dice mi amiga Carmen Vallejo de Ganar Fuenlabrada y el Frente de Liberación Sexual Madrid Sur, con la rabia de tener que decir esa frase en lugar de acompañarla con más lucha para exigir investigaciones financiadas por las administraciones públicas para que no tengamos que seguir despidiéndonos. 

 Salu2.

viernes, 1 de abril de 2016

MOISÉS Y LA TIERRA PROMETIDA

Moisés había visto ya muchos amaneceres en la Puerta del Sol. Cada uno diferente, particular. Cada uno con historia propia. Había tenido tiempo de sobra en sus ochenta y tres años de vida. ¿Por qué iba a ser este diferente o especial?

A cada uno de esos amaneceres le habían llevado allí diversas razones desde las más bellas hasta las más perversas. Recordó uno absurdo, cuando una chica, hacía muchas décadas, le arrastró después de una larga noche a “ver salir el Sol en la Puerta del Sol”. Hubo otra muy hermosa en la que le dieron las claras del alba hablando con un buen amigo apoyados en una esquina. Recordaba amaneceres más perversos, en los que era liberado tras una larga noche empapada de humillaciones y torturas, encerrado en el edificio que preside aún la plaza.

Lo que a esta aurora le había llevado era ahora algo nuevo… o no tanto. Una de las tardes de jueves en las que Moisés se dedicaba a manifestarse dando vueltas por la plaza, intentando recuperar la memoria histórica y dignificar el pasado, él y sus compañeros se toparon de bruces con una marea humana, no sólo de cuerpos, sino de
ideas, ilusiones, ganas, fuerza, belleza vital…

Moisés decidió que, a pesar de tener coleccionados todos los amaneceres conocidos allí, merecía la pena volver a pasar una noche en la Puerta del Sol. Después de tanta travesía por el desierto del olvido, el descrédito, la burla, la compasión… ¿Y si la Transición no fue más que un espejismo y esta era realmente la Tierra
Prometida?

Moisés volvió a casa a media mañana sin que el nuevo amanecer le trajera nada nuevo; pero al meterse en la cama y cerrar los ojos, la vorágine de sonrisas le enseñó que el aire, es mañana, sí que traía un nuevo aroma.

YO SOY ÍCARO

Tengo las alas quemadas,
chamuscadas de esperanza.
Guardo los ojos aún vivos
y el pecho es mi faro entonces.
Los ojos no me mostraron
la inmensidad de mi "yo".
Yo no era yo, ni nosotros,
y a la vez yo, tú, ellas y todas.
¡Ah, era por eso!
Por eso mis alas son enormes
y tienen tantos colores.
Mi nuevo "yo" es la identidad,
que individual y colectiva
vibra de puro viva
y vuelve hasta el sol a volar.
Y a caer y a volar y a caer y a volver.
Y en cada viaje alcanzo,
lazo a lazo, yarda a yarda,
un poco más de libertad.